Higiene Bucal en Adultos 

El cepillo y la pasta

El cepillo debe ser de consistencia suave, probablemente

sientas que es tan suave que no limpia correctamente, pero no

es asi, con la técnica correcta eliminaremos Ia placa de manera

eficiente.

 

La cabeza del cepillo debe ser pequefia para pennitir cl

acceso a cualquier zona de la boca.

 

Utilize de preferencia un cepillo eléctrico, siendo preferibles

los recargables sobre los de pilas, los movimientos realizados

por éstos ayudaran a eliminar mayor cantidad dz placa y pro-

porcionarén mejores resultados.

 

Babe reemplazarse cuando Ias cerdas estén gastadas 0 do-

bladas. (aprox. Cada 3 maes) o luego de haber tenido un res-

friado o cualquier enfennedad infecciosa.

 

Pasta:

Debe contener fll’Jor en su formula. La marca que elijas debe

contener el sello de la Asociacién Dental Mexicana (ADM) en

su envase como prueba ole que su seguridad y eficacia se han

demostrado.

¿Como mantener una higiene Perfecta?

Si se cuida bien la dentadura, esta debe durar toda la 

 

mayoría de los problemas dentales se pueden evitar cóñ  

correcta higiene dental y una buena alimentación. - 

 

Las enfermedades bucales están causadas por agentes patógée  ‘

nos que se encuentran en nuestra boca de manera normal. ‘

Pero con ciertas condiciones propicias, se desarrollan y nos

enferman. De los hábitos que nos llevan a perder calidad en la 

salud, la falta de cuidado e higiene bucal es el principal. "

 

La higiene bucal tiene como objetivo eliminar Ia placa dental,

que es una película blanquecina formada por masas invisibles

de gérmenes dañinos, que se deposita sobre los dientes y

otros tejidos de la boca. Algunos tipos de placa causan las

caries dentales y otros, enfermedades de las encías.

 

La sensibilidad dentaria y las encías rojas, hinchadas o sangran-

tes pueden ser las primeras señales de una enfermedad que las

afecta. Si la ignoramos, los tejidos que mantienen a los dientes

en su lugar se alteran y eventualmente se pierden los dientes.

Higiene en Niños

 

Higiene en Adultos

 

Higiene en la Mujer Embarazada

El cepillado dental

Debemos hacerlo siempre:


Después de cada comida. (No dejes pasar más de dos minutos entre el final de la comida y el cepillado). Después de comer dulces, alimentos y/o bebidas con azúcar.

Antes de acostarte. (durante el sueño la producción de saliva y los movimientos de la lengua disminuyen, lo que favorece la formación de placa dentobacteriana)

Limpiando todos los dientes en todas sus caras (las superficies masticatorias presentan múltiples surcos y pequeñas fisuras en donde se acumula la placa, y es fácil que se inicie una caries.

Por ello, es recomendable aplicar un esmero especial en su limpieza, asegurando la completa eliminación de la placa) y debes dedicarle al menos 2 minutos a cada cepillada.

El cepillado dental funciona como un arma de dos filos:  si se realiza correctamente resulta benéfico, pero si la técnica con la que se lleva a cabo es defectuosa, puede dañar seriamente sus dientes y encías de manera ir-
reversible. Una forma incorrecta es cepillar los dientes de izquierda a derecha con mucha fuerza como si estuviéramos tocando un violín.

Cepillarnos de ésta forma puede causar:


•Retracción de las encías.

•Sensibilidad dental y ex-
posición de la raíz.

•Abrasión del esmalte.

Te recomendamos que cepilles tus dientes con un cepillo eléctrico de buena

calidad que emita pulsaciones, ya que su mecánica es mas eficiente y las pulsa ciones masajean las encías promoviendo una mejor oxigenación en ellas, además

de que evita que la placa dento-bacteriana y el sarro se engrosen y se queden adheridos a tus dientes.

El hilo dental

En los espacios que existen entre diente y diente, se acumula mucha placa dentobacteriana y es prácticamente imposible eliminarla con el cepillo dental, por lo que disponemos de otros herramientas más efectivas y necesarias.

La utilización correcta del hilo dental previene:

La formación de caries interproximales (entre los dientes)

Las enfermedades de las encías


El uso del hilo dental suele ser un poco tedioso o complicado, pero con la práctica se convierte en un hábito muy sencillo y rápido.

Te recomendamos que utilices el hilo de la siguiente manera:

1) Corta un trozo de hilo de 30 a 45 cm. aproximadamente.


2) Enrolla la mayor parte del hilo en uno de tus dedos medios y enrolla el extremo restante en el dedo medio de la otra mano (éste dedo irá tomando el hilo sucio), dejando entre ambas manos un tramo de entre 5 y 8 cm.

3) Sostén el hilo tenso entre los dedos pulgares e índices dejando un tramo de 2 ó 3 cm. e introdúcelo entre los dientes.

4) Deslízalo con suave presión hacia la encía y deslizando el hilo hacia dentro y hacia fuera, realiza movimientos de arriba hacia abajo apoyando en uno de los dientes y después apoyando en el otro para asegurarte de remover la placa de todas las superficies.

SUGERENCIAS:

El hilo debe ser recorrido después de pasarlo por un espacio para limpiar con hilo nuevo cada nuevo espacio.

No debes dejar espacio alguno sin limpiar, sabemos que los dientes de atrás suelen complicarse más, pero con un poco de práctica se adquiere la habilidad necesaria en poco tiempo.

Usa hilo sin cera ya que el material encerado puede dejar una capa sobre la superficie dental que en ocasiones inhibe la asimilación de flúor y puede atrapar placa.

Determina un orden habitual para pasar el hilo a fin de no omitir ningún diente.

Si no has usado hilo dental de manera habitual, tus encías pueden sangrar y doler durante los primeros cinco o seis días. A medida que la placa y las bacterias se eliminen, tus encías sanarán y desaparecerá el sangrado.

El cepillo inter-dental

Es una excelente forma de eliminar la placa y los restos de comida acumulados entre los dientes, sobretodo si te ha costado trabajo adquirir el hábito de utilizar a diario el hilo dental o te sigue pareciendo complicado.

Además son excelentes auxiliares en la limpieza de prótesis fija, implantes y aparatos de ortodoncia.


Éstos cepillos son económicos y de uso muy sencillo. Las casas comerciales los fabrican en diferentes tamaños, grosores y formas. Acude a nosotros para saber si eres candidato a utilizarlo y de ser así, recomendarte el más adecuado a tus necesidades.

Limpiador de Lengua

En la lengua se acumula una gran cantidad de bacterias que ocasionan enfermedades bucales y mal aliento, por lo que no puedes olvidar limpiarla.

Limpiar la lengua elimina la placa blanquecina que se acumula en ella, ayuda al funcionamiento de las papilas gustativas, elimina el mal aliento y nos ayuda a crear un ambiente ideal de higiene para los dientes.

El método más efectivo para hacerlo es cepillarla y rasparla, para ello existen limpiadores especiales de plástico que por un lado tienen cerdas que remueven la placa; y por el otro una superficie rígida diseñada para raspar y expulsar la placa de la boca.

Sugerencias:


-Coloca el limpiador en la parte más posterior de la lengua y cepilla h acia del-
ante toda su superficie dorsal y desliza de la misma manera con el otro lado del limpiador varias veces para expulsar la placa.

 

-Enjuaga el limpiador cada vez que lo deslices por la lengua.

Enjuague

El enjuague bucal es el último paso de la higiene diaria, nos ayuda a mantener

controlada tu flora bucal y a mantener los dientes bien mineralizados.

Se realiza por lo menos 2 veces al día, de preferencia en la mañana y en la noche antes de dormir.

Existen en el mercado diversas marcas y presentaciones, elije la que más te agrade siempre y cuando el enjuague contenga flúor en su fórmula, ya que éste nos ayudará a fortalecer el esmalte de los dientes y a prevenir las caries.

Sugerencias:

- Toma la medida recomen dada por el fabricante SIN diluirla con agua.

- Realiza un enjuague vigoroso durante un minuto pasando el líquido por todas las superficies bucales.

- Jamás tragues la solución. Al terminar, escupe y NO te enjuagues con agua, ya que de hacerlo, el flúor no podrá actuar. Espera 30 minutos para consumir alimentos o bebidas.